Blog turismo
Begpacking: ¿mendigar para viajar?
03 Septiembre, 2019

El turismo es un fenómeno en constante cambio, así como las tendencias en la moda o la evolución de la tecnología. Los turistas encuentran nuevos retos, nuevas motivaciones y nuevas formas de lanzarse a la aventura y hacer sus viajes. Es así como el viajar se desarrolla y se transforma hasta las fórmulas actuales.

 

Es así, también, como surgió el popular backpacking hace ya unos años. Una forma de viajar económica y pragmática que se popularizó especialmente entre los más jóvenes que la ponen en práctica con una mochila como único equipaje. Pero la tendencia ha ido desviándose hasta dar lugar al begpacking, una tendencia en la forma de viajar que cada vez es más frecuente.

¿Qué es el begpacking? 

Es muy probable que ya hayas escuchado hablar de este polémico concepto –compuesto por los términos beg (mendigar) y packer (mochilero)– que últimamente está adquiriendo una gran repercusión mediática y el aluvión de críticas en redes sociales.

 

Son muchos los que cuestionan la moralidad de esta práctica en la que los begpackers se aventuran en largos viajes –sobre todo por el sudeste asiático– sin los fondos suficientes para afrontar su estancia o su comida y deciden conseguirlos pidiendo dinero en los lugares de destino.

 

¿Cómo funciona y quién lo practica?

 

Normalmente son jóvenes occidentales los que se apuntan a esta forma de turismo y cada vez son más comunes en el Continente Asiático y América Latina.

Su forma de pedir dinero es muy similar a la de los mendigos reales que tratan de sobrevivir, incluso a veces se encuentran unos al lado de los otros, una imagen que por sí sola ya despierta conflictos morales, dando lugar a la indignación de los ciudadanos locales y otros turistas ya que los begpackers mendigan en países en los que existen altos niveles de pobreza entre la población.

 

De hecho, los begpackers piden en las calles más transitadas y escriben en un cartón frases como ‘Travelling around the world without money. Please support my trip’, ‘Support our trip around the world’, ‘Help us travel around the world’. Una vez consiguen el dinero necesario para continuar su viaje, se dirigen a su próximo destino. 

 

Otra forma de begpacking es la de recaudar el dinero previamente al viaje mediante las plataformas digitales de crowdfunding como ‘Travel Starter’, ‘Go Fund Me’ o ‘Fund My Travel’, donde exponen su itinerario y piden a los usuarios que aporten dinero a su causa. 

 

Stop begpackers

 

Distintas instituciones públicas y ONGs han decidido intervenir mostrando su «total desacuerdo» con esta forma de turismo, e incluso las autoridades de la mayoría de los destinos más frecuentados por begpackers han reaccionado enviándoles a sus perspectivas embajadas, es el caso de la isla de Bali, Indonesia. De momento, no se han impuesto penas legales o económicas, pero podría ocurrir en un futuro próximo. 

 

Por otro lado, Tailandia –uno de los países más afectados por esta práctica– ya ha modificado sus políticas de entrada al país para evitar esta tendencia. En la actualidad exige una cantidad mínima de 570 euros (20.000 bahts) para cruzar la frontera. 

Añadir nuevo comentario